domingo, 30 de mayo de 2010

Un final teórico en la práctica

Muchas veces jugadores de torneo desestiman y, por lo tanto no estudian, los finales. Ellos piensan que aprendiéndose una apertura (muchas veces de memoria o una apertura que involucre muchas "trampas") y con buena habilidad táctica, podrán ganar las partidas en el medio juego. O, en todo caso, ganar material suficiente para que el final sea "pan comido". Otros piensan que el final, con tan pocas piezas, es fácil de jugar. Y también están los que opinan que es imposible que en una partida se te presente un final teórico, por lo que es inútil conocerlos.
Por suerte, no todos piensan así y podemos ver de vez en cuando finales muy bien jugados. Este es el caso del final que veremos a continuación. La posición que se presenta a continuación es casi una posición teórica, y veremos que bien que juegan ambos bandos, uno para alcanzar la victoria y otro para luchar por las tablas. Por suerte para el Negro, el final es tablas, pero veremos que no es tan fácil probarlo en vivo, y ¡menos con poco tiempo!
Antes de ver el final, quiero aclarar que para los análisis pongo como supuesto que conocen los finales básicos de Torre y un peón contra Torre. En caso de no conocerlos, es una buena oportunidad para que los aprendan. Para ello pueden parar en las variantes en las que digo que la posición es teórica y buscarla en algún manual de finales, o tratar de analizarlo por su cuenta.


Sería interesante saber, y trataré de averiguar, desde hace cuanto que el Negro estaba pinponeando. Este detalle es muy destacable, ya que este se defendió con mucha justeza (salvo en algunas jugadas, pero nunca dejando el peligro su posición), y si lo hizo con poco tiempo es realmente admirable. Una lástima que haya terminado perdiendo por tiempo después de tanto esfuerzo.
Me gustaría remarcar algunos conceptos importantes que se vieron en la partida y en los análisis. Primero, la importancia de activar las piezas. Segundo, y por cierto un recurso que aprovecho muy bien el Negro durante todo el final, la fuerza de la Torre atrás de los peones, desde donde puede atacarlos cuando estos avanzan, así como dar jaques al Rey rival. Hay varias variantes en donde el ataque repetitivo a los peones blancos no deja a este bando progresar. 
Y para finalizar, me gustaría que este final los incentive a estudiar esta fase del juego. No es algo fácil de estudiar y de aprender, pero es gratificante y a la vez productivo y se lo hace con esmero y dedicación. Hay varias maneras de hacerlo placentero, por ejemplo utilizando estudios, ¡así que no tienen excusas!

No hay comentarios: