miércoles, 7 de julio de 2010

¡A No Desesperarse!

Es muy común que cuando uno está sometido a un fuerte ataque enfoque sus esfuerzos en defenderse. Y cuando ve que no hay posibilidad de hacerlo, suele resignarse. ¡Pero uno nunca debe resignarse! Siempre hay que buscar, y más todavía cuando se piensa estar perdido. Porque si hay algo más doloroso que perder, es ver en casa, al analizar la partida, que abandonamos en una posición donde no estábamos perdidos.
Por suerte para el Negro, en el diagrama que veremos a continuación, este no abandonó, y encontró la jugada salvadora. ¿Serán ustedes tan resistentes como él?

No hay comentarios: