sábado, 17 de julio de 2010

Partidas Espectaculares (II)

Después de un mes, sigo con esta serie de notas. Pero les aseguró que la espera valió la pena. La espera se debió principalmente a la complejidad de la partida. Mientras que la que vimos anteriormente tenía ciertas complejidades, la que veremos hoy la sobrepasará. Me puse un reto bastante difícil al tratar de comentarla, y tuve que utilizar algunos métodos que usé por primera vez.
Las alternativas de la partida son muchísimas, y cada una abre un árbol de variantes inmenso (utilizando la terminología que hizo famosa el GM soviético Alexander Kotov en su libro "Piense como un Gran Maestro"). Por tal motivo, un análisis exhaustivo escapa a muchos de nosotros. Es así que decidí aplicar un método que leí en un artículo de Dvoretsky, que se basa en jugar partidas con otra persona, o, como en mi caso, contra la computadora en los momentos claves. De esta manera, se puede tener un panorama más amplio de lo que está pasando en la partida, a la vez que nos permite ver también las evaluaciones e ideas de nuestros rivales. Con todas estas partidas, que en mi caso llegaron a más de 15, se tiene una base más grande, pero a la vez más clara, de lo que hay que analizar. Después de eso, viene un análisis más serio. Y, por último, viene la verificación (prácticamente obligada en este tipo de partidas) de los análisis con el amigo de silicio.
Cabe decir que quedé muy conforme con el trabajo, ya que en la verificación final sólo tuve que agregar una variante, por cierto increíble (la que se inicia con 22.c4!!) que escapa a mi imaginación a al hora del análisis. Esto no quiere decir que todos los demás análisis sean míos, ya aclaré que estos se basan casi siempre en las partidas que jugué contra la compu, por lo que algunas jugadas o ideas fueron halladas por ella durante el juego.
Espero que los comentarios sean ilustrativos, y que la partida les produzca el mismo placer que a mí. Recomiendo encarecidamente que el jugador que juegue (ya sea con Blancas o con Negras) la variante Winaver de la defensa Francesa vea la partida, ya que los temas tácticos y estratégicos que se verán a lo largo de toda la partida son típicos de dicha variante de apertura.


Es increíble como las piezas blancas, en muchas variantes juegan prácticamente desde sus casillas de origen y que en realidad, si aplicamos el termino desarrollo como en un diccionario, el Blanco recién lo termino al mover su Alfil rey en la jugada 32, cuando este ya estaba ganado. Pero si prestaron atención a las variantes, en realidad este Alfil tuvo un papel muy importante en muchas de ellas, y muchas veces su primer movimiento en la partida ya era decisivo. Eso demuestra como los conceptos (en este caso el del desarrollo) muchas veces son relativos.
Una curiosidad es la cantidad de partidas que, como en este caso y como en otras que fui nombrando en los análisis, gana el Blanco,, aunque era el jugador de negras el gran favorito, de acuerdo con el ELO. ¿A qué se debe esto? En posiciones tan agudas y complejas como estas, aún siendo mejores jugadores que nuestro rival, corremos el riesgo de nosotros no "ver" algo, que nuestro rival si pudo haber visto. Los errores tácticos suelen ocurrirnos a todos. Y esos errores a veces nos pueden costar caro. Conclusión: cuando juguemos con un rival muy inferior, conviene jugar posiciones tranquilas, en donde la diferencia de conocimientos estratégicos y posicionales sean decisivos, y en donde no todo depende de ver todas las jugadas únicas hasta ganar.

No hay comentarios: