miércoles, 2 de marzo de 2011

La Importancia de Volver a Revisar las Jugadas Candidatas (Solución)

El problema de la semana pasada era imposible resolverlo sin primero calcular las jugadas obvias (o recordando ideas de otras posiciones, como le paso al amigo Maximiliano Ifrán).
Entonces, primero veamos que pasa después de las lógicas 24.Axh6 y 25.Dg6+:


La combinación es muy tentadora, pero es fácil ver que en esta línea es difícil sugerir mejoras. El Blanco no puede mejorar el ataque. Es clave la defensa que brinda el caballo de f6 sobre h7. Y además, se ve también claramente que la dama y la torre de c3 no pueden hacer mucho solas.
¿Y entonces? ¿Qué hay que hacer? Lo fácil es rechazar la variante en su totalidad. Pero la verdad es que en sí es muy tentadora... Entonces, si nuestro instinto (esa palabra que uso tan a menudo, de la que tanto he hablado, y la que tanto seguiré mencionando) nos dice que "hay algo", y si obviamente tenemos tiempo para hacerlo, debemos seguir buscando. En este caso, tratemos de ver si podemos llevar más piezas al ataque. O veamos si podemos desviar al caballo de f6.
Y si uno tiene imaginación, encontrará que dicha jugada existe. No necesariamente desvía el caballo, pero si lo clava, y de una manera muy curiosa...


¡Sorprendente combinación!
¿Cuál es la conclusión? En general suele decirse que cuando tenemos que calcular, debemos elegir las jugadas candidatas, y luego ir calculando una a una, en orden, y sin dar vueltas (o sea, no ir y volver con las jugadas). Pero nuevas teorías (no mías, sino de personas más autorizadas), dicen que en realidad esto no es tan sistematizado en la mente de un GM. Y que, entre otras cosas, también  es importante volver a reflexionar sobre las jugadas candidatas luego de realizar los cálculos, porque estos nos pueden dar ideas que pueden servirnos antes. O también es posible que nos demos cuenta de jugadas más adelante, y que pueden no ser útiles en ese momento, pero si en otro.
Así es el ajedrez, ¡un juego infinito!