jueves, 11 de agosto de 2011

Jugar Ajedrez On-Line

Hace no mucho, yo era un corriente jugador de ajedrez on-line en Buho21. Pero ya hace un tiempo, cuando se agregaron los VIPs, se nos ha hecho más difícil a nosotros (los jugadores gratuitos) poder acceder a la plataforma y que no nos aparezca el bendito cartel diciéndonos que la sala está llena (o similar). Ya me han dicho que ese cartel no suele aparecer muy seguido. Pero yo ya hace unos meses que me cambié y ahora estoy jugando en ChessCube (gracias a la recomendación de unos amigos/alumnos). Una de las ventajas que posee ChessCube es que no es necesario descargar ninguna aplicación, se juega directamente desde su página. Y al mismo tiempo es posible encontrar fuertes jugadores para jugar.
A veces me han preguntado si es bueno jugar por internet, y la respuesta (respuesta casi universal) es “depende”. Todo depende de la cantidad de partidas que se juegan, el ritmo de las mismas y otros factores. Por ejemplo, yo hace más de un mes que no juego partidas de torneo, y por lo tanto jugar por internet me sirve para no “perder la costumbre”, lo que es especialmente bueno si se encuentran jugadores de fuerte nivel. También a veces lo uso para probar nuevas variantes de aperturas que estuve estudiando, y de esa manera poder mantener el estudio en reserva para alguna ocasión especial.
Pero también está la otra cara de la moneda. Hay jugadores que se pasan 4 o 5 horas seguidas jugando a ritmos rápidos (menos de 5 minutos por jugador), o directamente al llamado “bullet” (partidas a un minuto), en donde el ganador no es el que juega mejor, sino el que juega más rápido. Todo esto puede resultar muy contraproducente para el jugador de torneos si se hace con asiduidad. La mano se acostumbra a jugar rápido, y el cerebro se acostumbra a jugar “a la celada”, “a la trampa” (algo que puede resultar útil en una partida a 3 minutos, pero que difícilmente sea productivo en una partida pensada, en donde el rival tiene tiempo de ver el lance y castigarlo).
La conclusión es que se puede hacer (y hasta a veces es bueno), ¡pero siempre con responsabilidad y prudencia!

No hay comentarios: