lunes, 15 de agosto de 2011

La Peor Clavada (I)

Hace unos días, en la partida García-Lucena del Panamericano Señor, tuvimos la posibilidad de ver en una de las variantes la siguiente posición:


La clavada que se produce después de la jugada 46 es muy interesante. El Negro no sólo tiene su torre clavada, sino que sus demás piezas (torre y rey) atadas a la defensa de la misma. Y, por si fuera poco, el Negro no tiene manera de desclavarse. A este tipo de clavada es lo que yo, a falta de nombres, llamo “La Peor Clavada“




Veamos el ejemplo más simple que existe, que se produjo en la siguiente partida:


En este ejemplo podemos ver como el Negro explotó este recurso para hacer tablas un final que tenía perdido hace tiempo. Y es interesante notar que la mayoría de los ejemplos que encontré del tema terminaron en tablas.

Veamos el siguiente estudio, donde se mezcla el tema en cuestión con el jaque perpetuo:


En la próxima nota veremos algunos ejemplos más, con algunas sutilezas extras.

No hay comentarios: